Aunque la Chancha se vista de seda…

las reformas de la chancha.

Si bien la Chancha nos enamoró con todo lo que tenía para ofrecernos, sabíamos de antemano que íbamos a tener que invertir en algunas mejoras que consideramos indispensables para poder acometer nuestro proyecto de ensueño.

La primera reforma

Después de informarnos bastante, y de hablar con varios propietarios de autocaravanas, decidimos que queríamos instalar un sistema de suspensión neumática buscar quién se dedicaba a esto.

Encontramos a una empresa en Málaga, que se dedicaba a carrozar, realizar reformas y homologaciones para vehículos comerciales y camiones. Si bien no era la opción más barata (ni de lejos) nos parecieron muy profesionales, y al margen de algunos malentendidos, realmente cumplieron con todo con creces.

La diferencia entre tener la suspensión neumática a no tenerla, desde nuestro parecer, es inmensa, sobre todo en carretera, los vientos laterales afectan mucho menos, los vaivenes típicos que teníamos cuando la carretera no estaba en buen estado habían casi desaparecido y teníamos (en teoría) la capacidad de nivelar la autocaravana a la hora de aparcar.

La segunda reforma

Era la más necesaria. La Chancha venía de serie con una placa solar policristalina de 100w y una batería de AGM de 100Ah. Así que Raúl de Campernin se encargó de sustituir la batería por una de litio (LIFEPO4) de 200Ah y a la placa existente se le agregó una monocristalina de 450w y un Inverter, o inversor o transformador de 5000w onda pura (que no se acerca a esas cotas ni de lejos), que convierte los 12v en 220v.

Para los que desconozcan sobre el asunto, las placas monocristalinas absorben luz incluso cuando el cielo está nublado, las baterías de AGM tienden a perder capacidad a medida que disminuye la carga, con lo cual de esos 100Ah, realmente se hace uso de unos 50, las de litio, en cambio, sostienen la capacidad hasta casi el 90% de la carga, además soportan tres veces más ciclos de carga y pesan aproximadamente 1/3 que una de similar capacidad de AGM. 

Esto lo pudimos comprobar cuando recientemente nuestra heladera o nevera decidió que era demasiado buena como para funcionar a gas y lo que se nos ocurrió hacer, para no perder toda la comida, fue conectar la AC al inverter, como si estuviésemos conectados a la red eléctrica y, si bien la carga cayó hasta el 30%, todo funcionó de maravilla y salvamos la compra de la semana. 

La tercera reforma

El trastero de la autocaravana. Si bien la Chanca tenía un espacio enorme de carga, era muy diáfano, porque está pensado para poder albergar bicicletas grandes o incluso una moto pequeña, y no había nada donde poner las cosas de manera ordenada. Así que agarramos tres estanterías que teníamos dando vuelta por mi taller, las cortamos con una amoladora radial y las hicimos entrar.

Esto nos permitió tener todo mucho más ordenado, por la puerta de la izquierda se puede acceder a todo el material escolar, y las manualidades de Eleo, y por la derecha es por donde guardamos la ropa, los enseres grandes y las bicicletas de los chicos. Además, haciendo uso de unas cinchas y unos ganchos de pared, pudimos hacer hueco para las sillas y la mesa, así como también otras cosas que no tenían un lugar definitivo.

Trastero 01

La cuarta reforma

Agregar un segundo depósito de agua limpia. Originalmente, nuestra casita con ruedas traía un depósito de 100 litros de agua limpia y 100 de aguas grises (las aguas grises son las que vienen de las piletas y de la ducha). Después de nuestros primeros viajes nos dimos cuenta que con la capacidad original podíamos pasar un fin de semana, incluso duchandonos los cinco, pero poco más. 

Agregar otro depósito nos daba entre dos y tres días más de autonomía, además, compramos un filtro de microfiltración, que va adjunto a la canilla o grifo. De está manera, no tenemos que estar comprando botellas de agua para consumo constantemente y aunque como no pudimos encontrar hueco para agregar otro de aguas grises, que hubiera sido lo ideal, es más fácil encontrar donde vaciar el depósito que llenarlo. En la práctica solemos vaciar los depósitos cada dos días y rellenando cada 4 o 5.

La quinta reforma

La mesa. de fábrica venía con una mesa plegable y giratoria que no nos terminaba de gustar, además de que no era realmente cómoda. Compramos un pié de mesa en micasaconruedas.com que era, aparte de giratorio, telescópico, lo que nos iba a permitir convertir el comedor en cama de ser necesario y cambiamos la mesa por una que fabriqué yo con madera de Haya más grande que la original y que ocupa a la perfección el hueco entre los asientos.

La sexta reforma

La estética. Una de las cosas que no nos gustaba del interior de nuestra Chancha era que todo estaba hecho en color madera, así que la idea era pintar de blanco las puertas y frentes de armario…cosa que desechamos porque nos dimos cuenta que utilizando vinilo autoadhesivo íbamos a conseguir el mismo efecto, pero con menos trabajo y además nos iba a permitir quitarlo o cambiarlo en caso de gusto o necesidad, además es lavable y cualquiera que tenga hijos sabe que esa palabra es la clave para no morir de estrés.

Las diferencias entre el antes y el después son, para nosotros, increíbles, le aportan al habitáculo mucha más luz y una mayor sensación de amplitud. El vinilo lo compramos en Amazon y la verdad es que es de muy buena calidad. A la habitación de los chicos Eleo le dió un toque super especial con unas calcomanías o pegatinas de animales y a ellos aprobaron el diseño.

En cuanto al exterior, sabíamos que queríamos algo diferente y los vinilos originales ya estaban muy quemados por el sol (en realidad estaban pasables, pero eran feos…muy feos). Así que nos sentamos con Eleo para hacer unos cuantos bocetos, hasta que encontramos lo que buscábamos. 

Los vinilos se los encargamos a una empresa ubicada en San Pedro de Alcántara que se llama Rótulos Ecoprint. La verdad es que la experiencia fue genial, ellos se portaron muy bien con nosotros, incluso buscando maneras de que todo nos saliera un poco más barato, manteniendo la calidad de los materiales en alto.

Colocando vinilos

Una vez que tuvimos los vinilos nos pusimos a colocarlos y estamos muy orgullosos de nuestro trabajo. Además, cuando hicimos el diseño, calculamos mal la escala, por lo que tocó improvisar un poco…pero lo lindo vino del otro lado. 

Resulta que las autocaravana nos suelen tener diseños simétricos en ambos de sus lados y la nuestra no fue la excepción, así que volvió a tocar improvisar, pero esta vez fue un concierto de jazz. Terminamos con un concepto completamente diferente al que teníamos en mente, pero nos encantó, incluso más que el original.

La Chancha en Cazorla

Pero esto es un proyecto que no se va a terminar nunca, así que si quieren estar al tanto de futuras modificaciones, suscríbanse a nuestro blog!

reformas-AC

Nuestras redes

IQ.Studio design

¿Querés una web como la nuestra?

Nuestro Instagram

Suscribite a nuestro Newsletter

Así no te perdés ninguno de nuestros futuros posts! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

...y si tenés ganas de ayudarnos a seguir viviendo nuestro sueño, podés hacerlo invitandonos a un kofi!

¡Sumate a nuestras Aventura de 5!

¡Prometemos que nunca te vamos a enviar Spam!
familia viajera