Morella – Ciudad Amurallada.

Vivir en un a ciudad amurallada.

Morella no es la única ciudad amurallada que hayamos visitado, ni siquiera la primera, y probablemente no será la última, pero Morella tiene algo muy especial.

Para empezar, toda la ciudad está rodeada por las antiguas murallas, o lo que es lo mismo, no hay una Nueva Morella pegada a la antigua por fuera de las murallas como pasa en muchas ciudades en las que la población excede las limitaciones que ofrece la superficie amurallada y tiene que extenderse hacia las afueras.

Morella, Ciudad Amurallada.

La población local, por lo tanto, no es tan grande, unos 2500, cifra que va decreciendo con el paso de los años, hace tan sólo 100 años, eran casi 8000. Cosa que se ve a simple vista, la población es en su mayoría, gente mayor, no se ven muchos niños.

Morella, Ciudad Amurallada.

Este fenómeno ya lo hemos visto muchas veces desde que comenzamos esta aventura en muchos poblados donde la gente, atraída por las urbes más grandes, por el motivo que sea, dejan sus pueblos originarios. Esto deja estampas que se nos antojan bucólicas y pintorescas, pero que en fondo encierra mucha tristeza porque en un futuro, si la cosa no cambia, estos poblados están destinados a desaparecer.

El Acuedúcto de Santa Llucía.

Antes de acceder a la ciudad, por la entrada de las Torres de Sant Miquel, se pueden apreciar los antiguos acueductos góticos de Santa Llucía que abastecía a la ciudad de agua fresca hasta mediados del S.XX cuando se modernizó la instalación, la construcción data del S.XIV. 

Morella, Ciudad Amurallada.

Justo a los piés del acueducto, hay una pequeña área donde se pueden aparcar las autocaravanas para quienes quieran visitar la ciudad. 

Existe otra, muy grande, con unas vistas espléndidas de la ciudad, que es gratuita, tiene zona de picnic, y se pueden llenar y vaciar aguas. En ese lugar decidimos quedarnos y pasar la noche. Queda a un kilómetro y medio de la ciudad, con lo que se puede llegar a la ciudad a pie.

Les dejamos el enlace de park4night para quienes quieran guardarse el área y una foto de las vistas desde ahí.

Morella, Ciudad Amurallada.

Dentro de las murallas.

Una vez dentro de las murallas de la ciudad, lo primero que hicimos fue ir a la oficina de turismo que se encuentra justo enfrente de la entrada, ahí compramos unos pases que nos permitían ver el Castillo, el Palacio del Gobernador, Las Torres de Sant Miquel, el Museo de Dinosaurios, La Prisión y La iglesia de Santa María. Así que empezamos a caminar intentando encontrar el acceso al Castillo, ya que de las cosas para ver, era la que cerraba más temprano.

 

Morella, Ciudad Amurallada.
Morella, Ciudad Amurallada.

El Castillo de Morella.

Al castillo se accede desde la plaza de toros, es una buena subida, así que ¡no les recomendamos ir después de comer ni con carrito de bebé! Una vez arriba, se puede entrar al antiguo Palacio del Gobernador, lugar donde supuestamente vivía el Gobernador de turno…Nehuén preguntó, resultó no ser cierto, sólo subía para ocasiones que lo ameritaba, tenía una casa en la ciudad. ¡Se vé que hacía bastante frío allá arriba!

Morella, Ciudad Amurallada.
Morella, Ciudad Amurallada.

La visita continúa recorriendo las terrazas del Castillo hasta llegar a la cima, en varias de ellas se pueden encontrar réplicas de cañones antiaéreos, según Nehuén, de la segunda guerra mundial y como estaba muy feliz con la afirmación, no nos molestamos en confirmar la hipótesis. Las vistas desde la plaza de armas no tienen desperdicio, y te hacen entender la importancia geográfica del emplazamiento.

Morella, Ciudad Amurallada.

La Iglesia.

De vuelta en la ciudad, paramos a comer en un pequeño bar para reponer fuerzas. Una vez terminado el almuerzo salimos de nuevo a recorrer las calles, Caminamos por la principal que discurre de lado a lado de la ciudad entre galerías y callejuelas. Pasamos por la judería y luego fuimos a la basílica Arciprestal Santa María la Mayor (si, ¡no tiene nombre!) no es muy grande, pero vale la pena, el techo abovedado es precioso.

Basílica Arciprestal Santa María la Mayor
Basílica Arciprestal Santa María la Mayor
Basílica Arciprestal Santa María la Mayor
Basílica Arciprestal Santa María la Mayor

Seguimos caminando en busca de la prisión, que se encuentra justo debajo del Ayuntamiento. Dentro se puede ver cómo vivía el alcalde de la prisión, así como los prisioneros, las condiciones de vida eran penosas, pero el alcalde salía ganando.

Morella, Ciudad Amurallada.

Morelladon Beltrani.

Si con Nehuén los castillos son de esas cosas que no podemos NO ver, con Yrian pasa lo mismo con cualquier cosa que tenga que ver con dinosaurios. Y lo mejor de todo fue que pudimos ver los restos de una especie de Iguanodon endémico de la zona, pudimos ver también un video sobre los yacimientos, y muchas muestras y huesos. Lo disfrutamos mucho.

Morella, Ciudad Amurallada.
Morella, Ciudad Amurallada.

Las Torres de Sant Miquel.

La última parada fueron las torres de Sant Miquel, no aptas para personas que sufren de vértigo. Yo soy una de esas personas, así que me tomó un poco de tiempo juntar valor, las escaleras son angostitas y bastante empinadas, pero subimos, cruzamos una pasarela y salimos a las murallas, se puede hacer un pequeño recorrido, contemplando las vistas. Eso sí, para bajar, hay que cruzar a la otra torre. 

Morella, Ciudad Amurallada.
Morella, Ciudad Amurallada.
Morella, Ciudad Amurallada.
Morella, Ciudad Amurallada.

En fin, disfrutamos muchísimo de nuestra visita a Morella, de sus calles, sus rincones y sus vistas. Les recomendamos a cualquiera que tenga intenciones de visitar la zona que lo haga, y si no lo tenían en mente, que lo agenden.

¿Y vos, ya conocías Morella?

Si estas por esa zona también te puede interesar visitar el Delta del Ebro, te dejamos el artículo Visitar el Delta del Ebro en familia donde te contamos qué puedes hacer allí.

Nuestras redes

IQ.Studio design

¿Querés una web como la nuestra?

Nuestro Instagram

Suscribite a nuestro Newsletter

Así no te perdés ninguno de nuestros futuros posts! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

...y si tenés ganas de ayudarnos a seguir viviendo nuestro sueño, podés hacerlo invitandonos a un kofi!

¡Sumate a nuestras Aventura de 5!

¡Prometemos que nunca te vamos a enviar Spam!
familia viajera